cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 24-04-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
Vista para Imprimir   Enviar por Email
Cartas a Ofelia

La Novena del Regreso De Lourdes

Cubamatinal / Cubamatinal/ París, 2 de marzo de 2010.

Inolvidable Ofelia;

Desde Lourdes, trajimos con nosotros a casa la Novena del Regreso, para prolongar esos días formidables de paz, amor, solidaridad y serenidad que pasamos en ese lugar extraordinario. Aquí te la envío.

En los días que siguen a la peregrinación, puede ser conveniente repasar los principales aspectos del mensaje haciéndonos esta pregunta: «¿Cómo voy yo a vivirlo ahora?»

¿Cómo hacer la novena?

Regresar de Lourdes con alguna lamparilla de las que están en la basílica del Rosario. Encenderla cada día, en el momento de:

-rezar la Oración a Nuestra Señora del Buen Regreso

-reflexionar sobre el tema del día

-rezar una decena del rosario meditando un Misterio.

En el “Avemaría”, se puede recordar el misterio meditado, por medio de la “cláusula”. Ejemplo: “Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el que fue concebido por obra del Espíritu Santo, el fruto de tu vientre, Jesús.

El orden de los nueve días no tiene ninguna importancia.

Oración a Nuestra Señora del Buen Regreso

 

Oh María,
Tú que conservabas con cuidado todas las cosas
y los meditabas en tu corazón,
líbrame del olvido.
Tú que viviste en el silencio y sencillez de Nazaret,
hazme gustar mi vida diaria.

Tú que velaste por el crecimiento de Jesús,
haz crecer en mí lo que viví en esta peregrinación.

Te ruego por las personas con las que me encontré en Lourdes,
en particular las personas enfermas.

A Ti que pediste que se construyera una capilla,
te ruego por la comunidad a la que pertenezco.

Y sigue velando por mí, Tú la Inmaculada Concepción,
Madre de misericordia.
Amén.

«Era fácil rezar»

¿Cuáles fueron, en Lourdes, los lugares y los momentos que favorecieron tu oración? Por lo general, los peregrinos preferían rezar en la Gruta, en silencio.

«¡Sí, precisamente, en Lourdes, estaba la Gruta! » "Un crucifijo, una reproducción de un icono, una imagen de la Virgen, una Biblia son también signos de lo sagrado. Y todas las iglesias no están siempre cerradas…"

«Sí, pero en la Gruta, no estaba solo del todo.» No estás solo. Formas parte de la comunión de los santos. Al mismo tiempo que tú, están rezando en el mundo miles de personas; y dicen como tú: «Padre nuestro». En Lourdes, arden junto a la Gruta centenares de velas: cada una de ellas representa una intención de oración.

Reflexión


¿Cuál es mi vida de oración? ¿Cómo avanzar por ese camino?

Meditar el misterio del Anuncio del Reino:


Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el que fue bautizado en el Jordán, el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

«En Lourdes, me confesé»

¿Qué fue lo que te ayudó, en Lourdes, a dar este paso? Aquellas circunstancias no se presentarán de nuevo. Pero si experimentaste el beneficio del sacramento, piensa desde ahora en las ocasiones de recibirlo durante el año que viene.

Reflexión


¿Utilizas las posibilidades que te ofrece tu parroquia? En la mayoría de las grandes ciudades, hay iglesias con la misión de ofrecer permanentemente la posibilidad de confesarse: infórmate.

No olvides, tampoco, la petición del Padrenuestro (“Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos… “), el “Yo confieso…”, los ritos penitenciales de la Misa. Evitemos decirlos mécaniquement:

Meditar sobre la muerte de Cristo en la Cruz:


«…y bendito es el que nos ha librado del pecado, el fruto de tu vientre, Jesús.»

«Me impresionó el testimonio de los enfermos y de los hospitalarios»

Hace tiempo, la presencia de los enfermos en Lourdes era muy espectacular. Hoy lo es mucho menos, gracias al progreso de la medicina. No importa: la cuestión del sufrimiento y de las limitaciones humanas está bien planteada en Lourdes.

Lo que llama también la atención en Lourdes, es la connivencia entre los enfermos y los hospitalarios. Éstos suelen decir que reciben más de lo que dan. La enfermedad no debe quitarnos el gusto de vivir, pero nos hace ver lo provisional de todas las cosas. La salud no es el colmo de la felicidad.

Reflexión

En nuestro ambiente, no faltan personas aquejadas de alguna enfermedad. ¿Nos fijamos en ellas? ¿Tenemos miedo? ¿Les dedicamos algún tiempo gratuitamente?
Enfermo o discapacitado, ¿cómo superar las tentaciones contra la fe (“Dios me ha abandonado”), contra la esperanza (“Voy hacia la muerte”), contra la caridad (“Me encierro en mí mismo”).


Meditar la Visitación:


«… y bendito es el que curó a los enfermos, el fruto de tu vientre, Jesús. »

«Uno des los momentos importantes fue la visita al Calabozo»

El Calabozo es la segunda etapa del Camino del Jubileo. En esos pocos metros cuadrados, oscuros y húmedos, vivían los padres de Bernardita y sus cuatro hijos. Este espectáculo nos conmueve. Admiramos la predilección de Dios por los humildes y sencillos.

Pero existe el peligro de considerar la historia de Bernardita como un cuento de hadas: la niña pobre, enferma y analfabeta que, desde hace 150 años, ha hecho venir 500 millones de peregrinos.

Reflexión


Si hubiéramos vivido en Lourdes en 1858, ¿cómo habríamos considerado a los Soubirous? ¿Nos habríamos fijado en ellos? ¿Habríamos dado crédito a los rumores que circulaban sobre ellos? ¿Habríamos hecho algo para ayudarlos?

Naturalmente, ya no estamos en 1858. Pero no faltan los Soubirous. ¿Quiénes son para nosotros?

Meditar la Flagelación:


«… y bendito es el que fue flagelado, el fruto de tu vientre, Jesús. »

«Encontrar mi sitio en la Iglesia »

La Señora había encargado un mensaje a Bernardita: ir a decir a los sacerdotes que se venga en procesión y se construya una capilla. La procesión recuerda que la Iglesia está en marcha hacia el Reino, a lo largo de la Historia. La capilla es el lugar de la reunión, sobre todo para la Eucaristía.

En Lourdes, participaste en la procesión, símbolo de la Iglesia en marcha. Formaste parte de una comunidad internacional de oración, principalmente, en las Misas del miércoles y del domingo.

“Pero la vida en casa, en mi parroquia, no es fácil. No me siento a gusto”. La parroquia de Lourdes en 1858 no era perfecta ciertamente. Pero era la parroquia donde Bernardita fue hecha cristiana por el bautismo y la parroquia a la que la Virgen le mandó llevar su mensaje.

Reflexión


¿Qué pides a la Iglesia y qué estás dispuesto a hacer para que cumpla mejor su misión?

Meditar el misterio de Pentecostés:


«… y bendito es el que está vivo en su Iglesia, el fruto de tu vientre, Jesús.»

« Bernardita, ¡qué valiente! »

Bernardita se encontró en su camino con sus padres, con el Comisario de policía, con las Hermanas a cuya escuela asistía, con el juez, el fiscal, el alcalde, el clero: todos se oponen a ella por distintos motivos, a veces comprensibles. Bernardita se mantiene firme.

Cómo no evocar las palabra de Pedro y Juan, la primera vez que comparecieron ante el sanedrín: “No podemos dejar de anunciar lo que hemos visto y oído.”

Se atribuye a Bernardita la expresión: “Estoy encargada de decírselo; no de hacérselo creer.”

Reflexión


¿En qué ocasiones tengo que dar testimonio? ¡Que Bernardita me conceda su serena valentía!

Meditar sobre Jesús ante Pilato:


«… y bendito es el que compareció ante Pilato, el fruto de tu vientre, Jesús. »

«Lourdes, la ciudad fraterna»

Desde el principio, la peregrinación mezcló los grupos sociales: no sólo las clases, sino también los enfermos y los sanos, los del campo y los de la ciudad, los jóvenes y sus padres o abuelos.

En Lourdes, muchos intercambios se realizan con discreción, o incluso en silencio: son miradas, sonrisas, gestos sencillos de ayuda mutua. Qué hermosos son, por la noche, los rostros iluminados por las velas de la procesión: cada uno alumbra mejor a su vecino que a sí mismo.

Reflexión
¿Cómo es posible la vida fraterna en un mundo que nos parece cada vez más individualista? ¿Por el cuidado del otro y una atención sin prejuicios para con él? ¿Dejando al otro la libertad de existir?

¿Perdonando? ¿Haciéndome perdonar?

Meditar la Coronación de María, reina de la paz:


«… y bendito es el que te coronó reina de la paz, el fruto de tu vientre, Jesús.»

«Yo soy el Pan de vida»

En el centro de la Gruta, el altar. A media tarde, la procesión del Santísimo. Lourdes tiene bien merecido el nombre de “trono eucarístico”.

Bernardita hizo la Primera Comunión el 3 de junio de 1858. A partir de esta fecha, la eucaristía fue el verdadero alimento de su vida espiritual. En el servicio a los enfermos y en su propio sufrimiento, se unía al ofrecimiento de Cristo. Pues la vida eucarística no se limita a la celebración.

Reflexión
¿Cuáles son las condiciones para que la Eucaristía sea nuestro alimento? ¿Es cuestión de organización? ¿Se trata de la preparación personal? ¿Es la motivación? La adoración del Santísimo Sacramento, fuera de la Misa o la oración ante el sagrario, son una ayuda para vivir más intensamente de la Eucaristía. ¿Lo aprovechamos?

Meditar la Institución de la Eucaristía:


«… y bendito es el Pan de vida, el fruto de tu vientre, Jesús. »

«Haced lo que Él os diga »

María es honrada y venerada en todos los santuarios del mundo. Se cumplen las palabras del Magnificat: “Me llamarán dichosa todas las generaciones.” Pero primero, vivió en la oscuridad de Nazaret y no sabemos mucho de su vida con los apóstoles. Así pues, María estará con nosotros cuando nos mantengamos en la sencillez de nuestra vida diaria

Con María, estaremos siempre unidos a su Hijo y a la Iglesia. Uno de los medios de estrechar este vínculo, es la oración del rosario; en cada decena, meditamos un momento de la vida de Cristo y rezamos en comunión con católicos de todos los países: la radio, Internet, la televisión permiten hacer realidad esta unión.

Reflexión


¿Qué aporta María a mi vida cristiana? ¿En qué circunstancias pienso en ella? ¿Cuándo le rezo? ¿Rezo el rosario con facilidad? ¿Puede llegar a ser algo habitual?

Meditar sobre Caná:


«… y bendito es el que te escuchó en Caná, el fruto de tu vientre, Jesús.»

Mi querida Ofelia: ¡Qué Dios te bendiga!

Te quiere eternamente,

Félix José Hernández.

Agradecimiento: Deseo darle las gracias por la voluminosa documentación escrita que me fue facilitadada para escribir las crónicas sobre Lourdes: . El Camino del Jubileo, El Via Crucis, Oración a Santa Bernardita y La Novena del regreso al: Site officiel des Sanctuaires Notre-Dame de Lourdes -cuya página internet es:  www.lourdes-france.org 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com